viernes, 8 de febrero de 2013

CAPACITACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DOCENTE



CAPACITACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DOCENTE
 

No cabe duda que el docente es importante en el éxito de cualquier modelo o sistema educativo. Repetidamente se ha dicho que cualquier proceso de mejora en el área de la educación, para que realmente sea efectivo, debe, finalmente, llevarse a cabo o al menos manifestarse en el aula. Y lo que sucede en el aula está directamente relacionado con lo que hace el profesor. De allí que sean necesarios programas tendientes a mejorar su desempeño, bajo la premisa de que entre mejor capacitado esté el profesor, más eficiente será su labor educativa.





No es suficiente que un maestro haya concluido satisfactoriamente su formación inicial en una Universidad, instituto tecnológico o escuela normal, es necesario que se actualice permanentemente y participe en programas de capacitación que le permitan mantenerse al día en los enfoques educativos, metodologías y didácticas, como también en los avances de la ciencia y la tecnología en diferentes campos relacionados con la educación.

 Capacitar quiere decir "hacer apto para", "habilitar para". Tradicionalmente se ligaba más bien al desarrollo de habilidades y destrezas para el ejercicio de un oficio o una actividad laboral determinada. Actualmente, en el campo educativo, el concepto se inscribe en la formación continua, se asocia a perfeccionamiento y actualización docentes y, cuando es pertinente a su profesionalización. Con base en tal concepción general, la capacitación esta llamada a coadyuvar al mejor desempeño profesional de los educadores en servicio.



Enfoques sobre la capacitación de docentes y administradores de la Educación Básica:




 La inscripción del concepto de capacitación de docentes y administradores dentro de la formación permanente, en el marco de la Reforma Educativa, implica concebirla en un sentido de formación integral como personas que ejercen una profesión con roles bastante amplios, como miembros de un grupo social, como agentes educativos en esa comunidad, como docentes, como administradores. En este sentido INTEGRAL, la capacitación es parte del proceso permanente de formación continua de todos los agentes educativos que participan en la implementación de programas y proyectos, en los que cada uno de ellos juega un papel determinante Docentes, Administradores, Supervisores y Técnicos se capacitan en el manejo integral del programa o proyecto, a partir de su fundamentación filosófica y de sus estrategias pedagógicas concretas. Además, la capacitación integral, incorpora a otros agentes educativos fundamentales como alumnos, padres y madres de familia y comunidad en general.

 
El ejercicio de la docencia es una profesión que:
 
*      No se limita a los ámbitos espacio temporal del aula;

*      No se reduce al manejo de recursos tecnológicos;

*      No parte ni se enfrenta a situaciones únicas y predecibles;

*      Se caracteriza por la complejidad y diversidad de situaciones en que actúa y debe enfrentar y

*      Requiere en quienes la ejercen, de cualidades y valores personales previas a su formación profesional, formación que comprende los aspectos científicos, metodológicos y técnicos.

De acuerdo a estas consideraciones, no podemos hablar de un perfil profesional único, para siempre y predeterminado para una época cierta, pues deberá estar en permanente cambio según sea la persona y el ámbito de su ejercicio profesional.  

Considerando las diversas interpretaciones de la tecnología en la educación, su acepción debe ir más allá de los aparatos en los que se aplica y verla desde las teorías y técnicas que nos posibilitan el aprovechamiento del conocimiento científico.

En los cambios que se hagan para reorganizar de manera integral el sistema de formación y actualización de docentes, se debe tomar en cuenta su inserción en el sistema de educación superior y su vinculación y participación directa en las fuentes de generación de conocimiento y desarrollo tecnológico.

La profesionalización de los docentes, más allá de sus competencias operativas, implica su inserción social como profesional libre y bien valorado, con una sólida formación científica y un respetable comportamiento ético.

 Los retos:

*      El rápido desarrollo de la ciencia y la tecnología, que deja rezagados en poco tiempo los planes de estudio y las prácticas educativas;

*      El globalismo que obliga a las instituciones educativas a situarse en una posición universal.

*      Los nuevos esquemas de competitividad profesional.

*      El requerimiento de nuevos perfiles profesionales.

 

Retos que implican:

*      Revertir inercias y rutinas que se resisten a las innovaciones

*      Revertir las actuales políticas de formación y actualización.

*      Que profesoras y profesores asuman como profesionales libres su proceso de formación.

 Propuestas:

*      La información y comunicación con propósitos educativos, necesariamente debe ubicarse en propuestas de innovación, integrales y significativas, tanto para las educadoras y educadores, como para los sistemas educativos y sus instituciones.
 
Principios fundamentales de la formación profesional:

 
*      Un buen conocimiento de las personas a quien debe ayudar a aprender y como ayudarle;
*      Propiciar la comunicación educativa y el desarrollo de habilidades didácticas; (como el arte de educar).
*      Poseer los saberes necesarios sobre los contenidos educativos;
*      Tener la capacidad de vincularse con instancias y sectores más allá de la escuela para apoyar el proceso formativo;
*      Diseñar y operar ambientes propicios para el aprendizaje;
*      Gestionar el conocimiento de manera pertinente y oportuna y
*      Aprovechar los procesos evaluativos como estrategias de formación.
*      Para incorporar lo nuevo o aprovechar lo generado por otros, en ámbitos como:
*      El campo de las ciencias que nos posibiliten explicar y fundamentar integralmente los hechos y las propuestas educativas;
*      El diseño, organización y gestión de ambientes educativos;
*      Conocimiento de los ambientes virtuales y el manejo de tecnologías para su aprovechamiento;
*      Los ambientes áulicos y su vinculación con otros ámbitos vitales;
*      La búsqueda, generación, socialización y aplicación de datos, informaciones, conocimientos y saberes y
*      Capacidad para moverse en las dimensiones micro y macro de la educación, articulándolas y aprovechando sus peculiaridades.
 
Las TIC y su potencial educativo 

¨       Una comunicación e interacción educativa más horizontal y equilibrada y más posibilidades de socialización del aprendizaje;
¨       La posibilidad de un nuevo ambiente emocional más desinhibido y como consecuencia un mayor atrevimiento a correr riesgos;
¨       Vivir el ambiente virtual como otra posibilidad más, pero que no sustituya otras experiencias, más bien vincular lo mejor de las posibilidades de los medios virtuales y tradicionales y superar las carencias;
¨       Mejores posibilidades para la percepción sensorial;
¨       Apoyo a procesos de cognición, con procesadores de texto, buscadores de información y gestores de conocimiento;
¨       Superar la lentitud con que suelen incorporarse los nuevos conocimientos a los planes de estudio, los textos y las clases de la escuela, aprovechando la rapidez con que se accede a la información y el conocimiento con las nuevas tecnologías;
¨       El plus de aprendizajes como el desarrollo de destrezas psicomotoras; capacidad de anticipación, manejo de la información y autogestión;
¨       El sentimiento de libertad y de un aprendizaje sin límites que se experimenta en los ambientes virtuales;
¨       El sentimiento de apropiación y control en el manejo del medio y las actividades que se realizan, lo que no se da en las instituciones educativas.
 
Por formación docente se entienden las tareas relacionadas con "hacer docentes" como actividad profesional. Es decir, se refiere a los procesos en que la formación profesional universitaria o de tercer nivel, es en el área de la docencia. En el lenguaje que manejan los organismos de educación oficiales en México, este concepto lo aplican casi exclusivamente a los programas del subsistema de Educación Normal.
La capacitación docente se refiere al tipo de programas que tienen como finalidad desarrollar principalmente las habilidades necesarias para desempeñar eficientemente la docencia, dentro de un sistema o modelo educativo concreto.
La actualización tiene que ver más con "poner al día" los conocimientos, habilidades y actitudes adquiridas previamente. Este tipo de programas combina con cualquier otro.
Cuando se habla de programas de profesionalización docente, comúnmente se refiere a aquellos que tienen como finalidad convertir al docente (independientemente de su formación) en un verdadero profesional de la docencia, no sólo en términos de aprendizaje, sino también de estatus. Este tipo de programas tienen como características el que son sistemáticos, de mediana o larga duración y generalmente están vinculados con los estudios de posgrado.
Una vez establecidas algunas diferencias respecto a los programas para formar o mejorar el desempeño de los docentes, puede abordarse con más facilidad lo relativo a mitos y realidades sobre la capacitación:


 
 
*      Se ha considerado a la capacitación como una de las mejores áreas de inversión educativa, y esto es cierto. La capacitación acerca más al docente hacia lo que se considera la mejor forma de educar, dentro de un sistema o modelo educativo. Anteriormente se comentó el papel fundamental del maestro en la educación. Esta afirmación es sostenida desde distintas posiciones políticas y académicas: El Programa de Desarrollo Educativo, presentado por el Poder Ejecutivo Federal lo establece como una de las estrategias prioritarias para el desarrollo de México. La Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, en el informe dirigido a la UNESCO, también establece esta prioridad: "para mejorar la calidad de la educación hay que empezar por mejorar la contratación, la formación, la situación social y las condiciones de trabajo del personal docente, porque éste no podrá responder a lo que de él se espera si no posee los conocimientos y la competencia, las cualidades personales, las posibilidades profesionales y la motivación que se requiere". Luis Llorens Baez, Subsecretario de Educación Superior e Investigación Científica de la SEP, México, en la conferencia inaugural sobre Excelencia Educativa organizada por la Universidad Autónoma de Guadalajara, establece como primer objetivo elevar la calidad de los principales componentes del proceso educativo, especialmente del maestro. En el nuevo marco de la tarea docente, Ricardo Díez Hochleitner, afirma que "No existe probablemente ninguna otra inversión más rentable que los recursos dedicados a la formación del profesorado".
*      La capacitación docente debe de ser continua. Esto no es del todo cierto. La capacitación se refiere al desarrollo de habilidades específicas para desarrollar una tarea también específica, y con el paso del tiempo, no necesariamente se requiere nuevamente de la capacitación, sino más bien de la actualización (que tiene como fin la revisión de nuevas aportaciones), o bien otro tipo de programas de superación académica, relacionados más bien con la profesionalización docente que con la capacitación. La educación del docente sí debe ser continua, pero no necesariamente su capacitación.
*      Existen directivos que piensan que todos los problemas o buena parte de ellos se pueden solucionar con la capacitación, lo cual tampoco es del todo cierto. El funcionamiento y la eficiencia de una institución educativa es producto de diversos factores: políticas académico-administrativas, curriculum, recursos, alumnos y también de los maestros y su preparación. Para analizar (y solucionar) la problemática de la institución se tiene que utilizar un enfoque sistémico, integrador, en el que los diferentes subsistemas están interrelacionados y la calidad es el resultado de todos en conjunto y no de uno en particular. La capacitación, si es efectiva, garantiza que el docente sabe cómo desempeñar su tarea y tiene las habilidades necesarias para ello, pero su desempeño estará relacionado con los procedimientos académicos y las exigencias de su área de trabajo. Dicho de otra forma, de poco sirve que se haya capacitado a un profesor, si en su área de trabajo no se le pide que aplique lo aprendido, bien sea por desconocimiento de sus superiores o porque la práctica educativa no corresponde con la capacitación. Aún más, podemos encontrarnos ambientes académicos que no facilitan la incorporación de mejoras en el desempeño docente, y que cuando éstas suceden, son más producto de la iniciativa y responsabilidad del maestro, que del sistema académico vigente.
*      Aunque ya se tenga una formación sistemática para la docencia, se requiere de la capacitación. Esta afirmación es cierta, pero no en todos los casos. Es cierta particularmente cuando se modifican los sistemas académicos, se adoptan nuevos modelos o se instrumentan programas específicos, y la capacitación es necesaria porque nos presenta "nuevas formas de hacer las cosas". Pero el caso negativo sobre este punto, es la subvaloración de otros programas formativos y sistemáticos que suponen un dominio mucho más amplio y profundo de la tarea educativa, como es el caso de los posgrados. El tener un posgrado en cualquier área pedagógica significa tener los fundamentos teóricos para comprender el por qué, el para qué, el qué y el cómo del proceso educativo. Y esto supondría que un profesor con posgrado puede adaptarse fácilmente a nuevas situaciones y proponer soluciones concretas a los problemas educativos. Sin embargo, es común que estos profesores, impulsados a veces por sus mismos directivos, estén recurriendo frecuentemente a los programas de capacitación, cuando se supone que estarían más para darla, que para recibirla. Esto puede ser visto también como un problema de actitud, que se manifiesta con una falta de confianza en sí mismo o en la formación recibida. No es raro encontrar a un Doctor en Educación solicitando capacitación para mejorar su práctica docente.
*      La capacitación puede cambiar a las personas, puede convertir a un profesor desordenado e irresponsable en un buen profesor. Salvo milagros, esta afirmación es falsa y hasta ingenua. La capacitación no es un proceso mágico que transforme personas. Un mal profesor es producto de años de indisciplina personal, de pocos conocimientos o de problemas de carácter y de comunicación con sus alumnos. La capacitación poco puede hacer por él. 15, 30 ó 50 horas de capacitación no pueden competir contra todos los años en los que el profesor ha formado (o deformado) sus hábitos de trabajo.
*      En la medida en que la capacitación sea más eficiente y se comprenda mejor su función, dentro del proceso educativo, entendido como un sistema, estaremos en condición de reconocerle su valor real y su importancia, desvinculada de los mitos que no solamente distorsionan su esencia, sino que también obstaculizan su tarea.
 
 
“Entre mejor capacitado esté el profesor, más eficiente será su labor educativa”.
 
 
 
¿TÚ QUE OPINAS?
 
 
CONÉCTATE CON MÁS INFORMACIÓN..
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada